Trilogía Inca en MTB por Pato Goycoolea

 

Durante la expansión del Tahuantinsuyo, hace mas de 500 años atrás, los Incas establecieron una alianza política con los Diaguitas que poblaban las actuales regiones de Atacama y Coquimbo. Para emprender desde aquí la conquista del “Coyasuyu” hacia el norte y sur de Chile.

La fusión cultural resultante de esta alianza termino marcando una nueva y bien definida presencia en el territorio de los andes del sur; la “Inca-Diaguita”.

Hoy en día aun puede apreciarse la obra emprendida por los Incas y sus aliados Diaguitas en la Región; Como el Camino del Inca (Qhapaq Ñan), diferentes Tambos (lugares de refugio relacionados al camino Inca), y los APUS (Montañas de carácter sagrado ceremoniales y de observación astronómica). 

De los APUS principales de la región destaca la  “TRILOGIA INCA”: Tres montañas que definen un área de especial significación; Plataformas, pirkas, leña y ofrendas en sus cumbres son testimonio, no solo, de presencia cultural, si no, de una particular forma de dominio y sacralización del territorio .

Cerro Tórtolas (6,170 msnm), Cerro Doña Ana (5,690 msnm) y Cerro Quebrada Seca (4.440 msnm) conforman esta gran Trilogía.

En Noviembre pasado (2019) partimos rumbo a este sagrado lugar con la idea de subir estas tres montañas en menos de 1 semana, queriendo coronar el mas alto de los tres APUS, el Cerro Tórtolas, con nuestras bicicletas. Agradeciendo así en el “sacrificio” de cargar nuestras bicis, a la tierra y al sol, en honor a los Incas. 

 

Primera parada: Valle del Elqui

Antes de llegar a esta hermosa zona de la cuarta región decidimos hacer una parada en el místico Valle del Elqui, específicamente en Pisco Elqui, donde nos estaba esperando nuestro amigo local Adrián. 

Adrián, tremendo mountainbiker, es hijo de arrieros oriundos del valle del Elqui, y se dedican hacer paseos a caballos a las montañas del Elqui. Conocen realmente todas las montañas aledañas al Valle. Aquí, junto a Adrian, pudimos conocer las tremendas pistas que tienen los locales de la zona, literalmente en el patio de Adrián; Pistas de Freeride de muy alta calidad.

Ya recargados de energía, después de haber estado andando por 3 días en las mejores pistas del Valle del Elqui, y haber conocido y compartido con Adrian y su hermosa familia, quienes brillan por su espíritu de montaña y buena onda, partimos a nuestro objetivo: La Trilogía Inca. 

La Trilogía Inca se encuentra 155 kms al Noreste de la ciudad de la Serena, en los alrededores del paso fronterizo Agua Negra. 



Primer Objetivo: Cerro Quebrada Seca 

Nuestro primer objetivo fue subir el Cerro Quebrada Seca, que con sus 4,440 msnm es el cerro mas “bajo” de este triangulo perfecto.  Así partiríamos aclimatando hasta llegar a nuestro objetivo final; el APU Tórtolas, el mas alto de las tres montañas.

En la cumbre del Cerro Quebrada Seca existe una plataforma INCA o “Intihuatana” , un complejo sistema de mediciones astronómicas que permitía a los Incas definir el calendario de actividades sociales y religiosas para todo el imperio.  Cada solsticio de Invierno (21 de Junio) el sol se alinea de manera perfecta con la cumbre del Apu Cerro Tórtolas y la plataforma “intihuatana” del Quebrada seca. 

Al llegar a la base del cerro tomamos la decisión de hacerlo por el día (generalmente se hace en dos). Por lo que preparamos todo el equipo necesario y partimos a la cumbre de este montañon de la provincia del Elqui. Para nuestra sorpresa el cerro era bastante mas largo de lo que pensábamos y nos tomo cerca de 8 horas llegar a su cumbre. Pero ya estando ahí pudimos presenciar con nuestros propios ojos la plataforma inca en su cumbre y ver por primera vez la Trilogía Inca en todo su esplendor, el Cerro Tórtolas y el Doña Aña nos saludaban desde lo mas alto del valle, pudiendo ver la perfección de este triangulo en la mitad de la cordillera de los Andes. Las ansias subían cada vez mas por querer llegar a la cumbre de los otros dos APUS. Agradecimos y contemplamos la grandeza de este lugar para luego empezar a bajar. Ya de noche por fin llegábamos al auto donde nos esperaba una rica comida para reponer energías y planificar el día siguiente.

Después de una noche contemplando el espectáculo increíble que nos entrega el firmamento en este lugar del planeta, partimos rumbo al segundo objetivo de la expedición: El Doña Ana (5.680 msnm).


Segundo objetivo: APU Doña Ana

Camino a el Doña Ana es posible contemplar una belleza geográfica sin igual, además hay mucha presencia Incaica en todo el lugar, decenas de tambos y varias puntas de flechas en los alrededores del sendero que te hacen realmente viajar al pasado.

Después de 2 horas aprox caminando llegamos a montar lo que seria nuestro primer campamento a 3.800 msnm. Aquí descansamos y alrededor de una fogata nos reíamos y recordábamos historias pasadas.

Al día siguiente seguimos tomando altura por la quebrada del “Toro muerto” hasta llegar al punto donde instalamos nuestro segundo campamento (y campamento de altura) a los 4.500 msnm. Llegamos al lugar y nos dimos cuenta que nos habíamos metido por un valle equivocado! Lo que nos obligo a pensar bien lo que íbamos hacer el día siguiente, que era el día de cumbre!. Las opciones eran; o devolvernos al auto y dejarnos vencer por la esquiva cumbre de esta linda y sagrada montaña, o seguir subiendo y abrir una nueva “variante” al cerro. Elegimos la segunda opción. 

Nos pusimos manos a la obra y armamos un buen espacio para armar la carpa, ya que la pendiente era bien pronunciada y nos costo bastante poder hacer una especie de “terraza”. Luego de un buen trabajo en equipo logramos el objetivo. Ahora era descansar y cruzar los dedos para que la canaleta que habíamos elegido para atacar cumbre nos llevara a la cima del gran APU Doña Ana.

Después de una linda pero fría noche suena la alarma 6:00 am para partir a la cumbre. Tomamos un canaleton que según el mapa de nuestro GPS nos llevaría a el collao entre el cerro Escabroso y el Doña Ana. Pero todo era incierto hasta alcanzar la cota de los 5.000 mts. Después de un acarreo terrorífico finalmente alcanzábamos el collao y nos daba esperanzas de poder alcanzar la cumbre!. Finalmente después de 8 horas desde el Campo alto alcanzábamos la cumbre de este hermoso APU de la cordillera de los Andes. En su cumbre, 3 Tambos Incaicos y madera de mas de 500 años de antigüedad dejada por los propios Incas hacen de este lugar un espacio sagrado en las alturas de la provincia del Elqui. Nos abrazamos y contemplamos desde la cumbre nuestro objetivo final; el gran APU Cerro Tórtolas. 

Maravillados, recargados y cada vez con mas admiración por la grandeza de nuestros antepasados y su visión de la vida, comenzamos el descenso. Llegamos al campo alto, desarmamos la carpa, ordenamos nuestras cosas y seguimos bajando hasta el auto. Fueron 3 días duros pero de puro aprendizaje y alegrías que nos entrega la montaña. 

Ahora se nos venia el objetivo mas duro, el Cerro Tórtolas y con bicicleta!. 


Cerro Tórtolas, el gran APU.

El Cerro Tórtolas con sus 6.170 msnm es la segunda montaña mas alta de la cuarta región y la montaña mas alta de la Trilogía Inca. Es el gran Guardián del valle de toda esta mágica zona de la provincia del Elqui. Con su forma piramidal casi perfecta se impone ante todas las cumbres de este valle. 

Al bajar del Doña Ana dormimos en el campo base, para al dia siguiente partir al Campo Base del Tórtolas, la idea era hacerlo en dos días. Improvisadamente el Campo base del tórtolas se transformaron en nada mas ni nada menos que unas ricas termas para nosotros solos. Hasta el momento iba todo en orden. Al dia siguiente, después de una reponedora noche de termas, organizamos nuestro equipo, tomamos nuestras bicicletas y partimos al Refugio Gabriela Mistral (campo alto del Tórtolas -5.200 msnm), al cual después de 4 ½ lográbamos alcanzar. 

La idea era hacer cumbre al dia siguiente pero una tormenta de viento con ráfagas de mas de 120 k/h  nos dejo todo un dia esperando en el refugio a que amaine el viento. 

Día siguiente suena la alarma 6:00 am, era nuestra ultima oportunidad para poder hacer cumbre ya que no nos quedaba mas comida ni gas para derretir nieve. El viento había parado! -10 grados celcius marcaba el reloj, nada mal para estar cerca de los 6.000 mts de altitud.  Asi que tomamos nuestras bicicletas y partimos rumbo a la cumbre de este hermoso APU. Cargamos nuestras bicis por cerca de 6 horas, en un ascenso muy lindo que nos hacia recordar todo el tiempo el peregrinaje de los Incas y su majestuoso rito en las alturas de las montañas. 

Llegamos a la cumbre, riendo de emoción y felicidad, nos abrazamos y disfrutamos de la tremenda vista que nos entregaba el gran guardián del valle. Un desierto lleno de colores y una infinidad de montañas hacían de esta cumbre una verdadera maravilla de la tierra. En su cumbre, vestigios incas como pirkas y leña nos recordaban el verdadero sacrificio de los pioneros de los Andes; Los Incas.


El Descenso 

Todo sacrificio tiene su recompensa. El Cerro Tórtolas es pura arena, por lo que lo hace un cerro muy bueno para el FREERIDE. 

Comenzamos bajando la primera parte que es mas rocosa y un poco compleja, pero sin darnos cuenta en tan solo 10 minutos ya estábamos a los 5.900 metros, es decir habíamos bajado lo que nos costo 2 horas en subir, en 10 minutos!. Los beneficios del BIGmountainbike . 

Luego venia el conocido “acarreo de la muerte”  (le dicen asi por que es un acarreo muy largo de arena muy suelta, entonces es terrorífico para subirlo) pero para nosotros paso a ser el “acarreo del goce” ya que en tan solo 8 minutos habíamos bajado todo el acarreo disfrutando de esa bendita arena suelta que hace que la bici vaya literalmente flotando. 

Luego de estar maravillados por el goce de la bajada, llegamos al Refugio Gabriela Mistral, armamos nuestras mochilas con el equipo que habíamos dejado ahí y partimos rumbo al auto. Andando y disfrutando de un freeride de altura inigualable que nos entregaba la montaña. Luego de unos 40 minutos llegábamos al auto, muy felices y con la palabra “Gracias” repitiéndose en nuestras mentes todo el tiempo.

Asi dábamos por finalizada esta hermosa expedición, haciendo tres montañas con una muy rica historia arqueológica. Muy agradecidos e impresionados por la gran cultura Inca, que hace mas de 500 años ya subían estas montañas viniendo caminando desde el Cuzco, en Peru, para hacer sacrificios a su dios INTI. Que admiración!. No nos queda mas que decir “Gracias” e invitar a todos a que exploren sus limites y a que también aprendan mas sobre esta gran cultura que habitó los Andes por cientos de años. Tenemos mucho que aprender de ellos.

Y por ultimo decirles que se viene el tremendo video de lo que fue esta gran expedición para que estén atentos!.


Por Patricio Goycoolea M.


Deportistas:

Patricio Goycoolea M. (Director del proyecto)

Nicolas Lopez 


Fotos y registro audiovisual

Benjamín Camus Z.


Apoyo 

Camilo Bohme 


Producción y Logística de expedición

Inner Mountain Chile (www.innermountain.cl)



Para mas información y fotos pueden visitar los instagram de:

@bigmountainbike

@inner_mountain 




Información extra:

Para poder pasar a subir el cerro Tórtolas y Quebrada seca es necesario pedir un permiso especial a la comunidad de Huanta (turismocordilleraelqui@gmail.com) sino los carabineros del reten fronterizo no te dejaran pasar.

Para poder subir el Doña Ana es necesario pedir permiso a la minera El Indio.

Mtb

Deja un comentario